lunes, junio 27, 2005

Se dice de mí

Por Jimena Palá
Mendoza, Argentina
jimenapala@hotmail.com

Con toda certeza, puedo decir: mi nombre es María Jimena Palá, tengo 26 años, vivo en Mendoza desde los 6 y estudio Licenciatura en Economía.

¡¿Y ahora qué?!... ¡¿Cómo sigo?!...

Espero, me permitan esta licencia: optaré por utilizar, (¿acaso tratar de interpretar?) palabras que dijeron, en algún momento, amigos y familiares, acerca de mi:

Sos una persona muy franca… ¿Tal vez, una manera sutil, de decir que hablo en el momento menos indicado y digo exactamente “eso” que no tengo que decir?

Tu temperamento es muy fuerte…Y si, en determinados momentos me vuelvo insoportablemente belicosa.

Tenés tus principios y los respetás… ¿Será que soy muy cobarde para romperlos?

Muchas veces no logro entenderte… Ah... bueno, yo menos, ciclotímica hasta la médula; mientras lloro, para no perder tiempo, puedo arrojar una estrepitosa carcajada.

Sos una soñadora… Terriblemente despistada, puedo volar a otro planeta en medio de una conversación.

Sos muy exigente a la hora de buscar un hombre, además de independiente… podría leerse: “Hace rato que dejaste de ser soltera, para ser maniática”.

Y si… naciste el día de los inocentes… Más allá de la fecha (28 de diciembre) crédula a más no poder, soy un blanco fácil para cualquier tipo de chistes.

Tenés una mente muy abierta… ¿Acaso tan contradictoria que ya no sé ni qué es lo que creo?

Pasemos al aspecto físico, he escuchado frases como:

A vos no te importa aparentar, no te interesan las frivolidades… La causa justa de por qué los joggins y zapatillas me acompañan a todas partes. Una de las pocas veces que tuve que usar zapatos de taco, hace un par de meses, en un casamiento, terminé quebrada, con tornillos en el tobillo y muletas que todavía me acompañan (juro que es verdad).

¡Qué lindo! ¡Cómo te ha crecido el pelo!… En realidad hace casi un año que no voy a la peluquería, las raíces son kilométricas y las puntas sirven para barrer.

No estás “tan” gorda… ¿”tan” gorda para qué? ¿Acaso para romper la balanza? ¿o para que mi trasero quede atorado en la silla?

Y el infaltable… sos muy inteligente y re-simpática… la mejor forma de decir: esta chica solo se dedica a estudiar, no se arregla nunca, es una pobre víctima de la fuerza de gravedad.

A esta altura ya no sé que creer. ¡De todas maneras me siento muy feliz! Estoy rodeada de personas maravillosas, que me conocen, me hacen sentir querida, no me juzgan y en muchos casos ven o, mejor dicho, creen ver lo mejor de mí.

El objetivo era darme a conocer, hice el intento… de cualquier manera, el “juicio final” está en tus manos.


De lo que no cabe ninguna duda: después del “Taller de Redacción” me inscribiré en uno de “Autoconocimiento”.