lunes, junio 27, 2005

Problema matemático

Por Marcela Flury
Rosario, Santa Fe, Argentina
mflury77@uolsinectis.com.ar

Todo lo consulto previamente, necesito de la autorización y la aprobación de todos. Soy un ser extremadamente inseguro y nada de esto sabrías si no te lo contara a escondidas.

Estoy llena de contradicciones, pues bien, soy un enigma. Te delego la facultad de interpretarme porque no puedo conmigo misma.

Pienso que nada de lo que diga será lo suficientemente importante, emocionante. Soy demasiado predecible. Los únicos matices son los grises.

Si hay algo que me fastidia es la gente predecible, de una sola lectura, sin punto y aparte y estrofas.

La rutina me incomoda y no puedo vivir sin ella. Cuando frecuento algo distinto y me tiro a la pileta es para conocerlo de lleno, pero después me asusto y desaparezco. Soy puro espamento.

Repaso... deseo borrar, no sé por qué me presté a esto pero, acá estoy, escribiendo.

De qué me sirve este alfabeto sino es para comunicarme. ¿Ahora, qué comunicar?

Tengo una joroba de un metro, ojos saltones como los sapos, mi piel esta llena de escamas y la lengua de tan larga se enreda en todas partes. Me veo así, soy un espejo roto en mil pedazos, estar conmigo sólo te traerá mala suerte.

Me molesta la gente que no te mira a los ojos, a ellos los perforo con la mirada. Pero me da escalofrío que me observen, analicen y voy con la cabeza gacha por el mundo.

Soy un cero a la izquierda, no sirvo para sumar, restar, no causo problemas, no ocasiono desmanes, soy un puro no.

Hace tiempo deje de ser propietaria de este cuerpo, mis actos y palabras me llevan a vivir situaciones insospechadas sin lograr descifrarme. Soy un misterio, un problema matemático.