domingo, junio 05, 2005

“Nunca desconfiamos bastante de las palabras. Parecen nada las palabras, sin peligro, pequeños soplos, un ruido de la boca sin frío ni calor, no desconfiamos de ellas y viene la catástrofe. Hay palabras escondidas entre las otras, como piedras. No las descubrimos, pero ellas nos envenenan la vida”.

Louis Ferdinand-Céline

***

Amigos:

Quiero compartir con ustedes el trabajo que me envió Andrés Fernández, 20 años, de Tarragona, España, alumno de un grupo anterior. Sus palabras, frescas, directas, me han hecho reír y pensar mucho. Por lo demás, como le comenté a Luciana --que editó la nota--, creo que deberíamos cobrarle una razonable comisión a Telefónica por nuestros buenos oficios.
Un abrazo.

Hernán

Sentimiento, sinónimo de opinión
Por Andrés Fernández (Tarragona, España)

Nunca me ha gustado la gente que no tiene una opinión formada. Desconfío de ellos. Los considero peligrosos. Pero desde hace unas dos semanas creo que pertenezco a ese grupo.

Participo de un taller periodístico y en la cuarta tarea me pidieron una opinión; más que opinión, entregué una crónica. La quinta tarea también es una opinión; pero no sé qué carajo opinar. Me formulo una pregunta: ¿será que no tengo las cosas claras y por eso no puedo opinar? Muy probable. Busco en el diccionario la palabra, opinión: "Dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable/ Fama o concepto en que se tiene a alguien o algo". Muy bien, pienso. Ya está.

Internet hasta hace un mes y medio me parecía algo bastante inútil, incluso inservible. Pero todos me decían que era genial, que se encuentra de todo, incluso podes bajar música; eso sí, necesitas ADSL. Perfecto, llamo a Telefónica, me instalan la banda ancha. Comienzo a bajar música, la discografía entera de Mano Negra, algo de Emir Kusturica, y ya está. Me aburrió Internet. Sigo pagando cada mes, pero para lo único que lo utilizo es para mandar mails a mis amigos, y me parece tan distante y frío que prefiero llamarlos por teléfono. Mientras tanto, en todos lados se comenta lo grandioso que es Internet. A mi me aburre. Hasta que un día, me comentan sobre un taller a distancia. Al principio desconfío; uno ante lo desconocido teme. Parece gente honesta. Acepto, me inscribo. Empieza a entusiasmarme. Interesante. Me gusta. Espero con ansias, frente al ordenador, las correcciones. Puteo si no llego a tener Internet. Momento. Stop. Internet, en mi vida, sirve para algo más que para revisar el correo. Es genial.

¿Es o no es una opinión?, mas bien parece un sentimiento propio. ¿Y qué es un sentimiento? Según el diccionario de sinónimos, sentimiento: "Sentir, parecer, juicio, opinión".