lunes, junio 27, 2005

Bocetos

Por Jimena Riveros
Capital Federal, Argentina
laluna_india@yahoo.com.ar

Mis primeros años transcurrieron entre estudiantes, ya que mi mamá se aventuró a estudiar psicología y como nosotras vivíamos solas, nuestra casa era el lugar elegido para preparar las materias. A los 5 años mi mamá se enamora y es así como al poco tiempo ella tuvo un compañero y yo un papá. En la primaria me escapaba de las clases que consideraba molestas para irme a armar el periódico de la escuela. Años mas tarde esta situación se repetiría pero con la revista del Centro de Estudiantes. La secundaria fue colmada de adrenalina: la militancia, el sexo, las drogas y el Rn'R la resumen. Al terminarla pensaba que tenía que cursar la carrera de Medicina, pero al año siguiente comencé el magisterio (que como muchas otras cosas, nunca termine).

Me pongo de novia, quedo embarazada y nace Santiago en junio de 2000. Sigo estudiando. Dejo. Hago cursos. No hago nada. Fue en ese momento, meses más, meses menos, que me apodaron India, sobrenombre por cierto con el que me identifico. Estalla el país y yo, como muchos, agarro una cámara de fotos. A los pocos meses realizo un curso nuevo, esta vez de fotografía. Me separo. Fracaso mediante, vuelvo a vivir con mis viejos y mis dos hermanos (a Juan le llevo 10 años y a José 17). Vuelvo al magisterio. Lo dejo otra vez. Laboralmente, esos años fueron de bandeja en mano, siempre camarera. Oficio que a veces hasta extraño. El último día del año 2003 un análisis positivo me informa que estoy nuevamente embarazada, esta vez sin pareja. Gracias a un cliente del bar donde trabajaba, hoy amigo, consigo un trabajo que me comprometía mucho menos físicamente y ligado a la carrera que en algún momento comenzaré, para esta vez terminarla. Así fue como empecé a formar parte del equipo de prensa de una obra social en la que actualmente sigo trabajando. Este salto me dio la posibilidad imperante de irme a vivir sola con mi hijo y mi panza. En septiembre de 2004 nació Bautista y mi mamá fue testigo presencial del nacimiento de su segundo nieto. Un detalle, me llamo Jimena Soledad Riveros. Jimena soy yo, Soledad no me pertenece y Riveros fue un tema. Mi papá biológico se fue cuando yo era muy chica; su apellido es algo que siempre me costó llevar hasta que anoté a Bautista con ese mismo apellido y me reconcilié. Destaco que a los 14 años y en plena búsqueda de mi identidad salí a buscar a mi progenitor. Lo encontré. Cada tanto hablamos y somos muy buenos parientes lejanos.

La vida hoy me encuentra con 2 hijos hermosos y un compañero al que amo y que, con sus escasos 26 años, lleva con él haberse enamorado de una mujer que venía con un combo por partida doble.

Soy Jimena Riveros, la India. ¿En cifras? Nací en 1980. Tengo 25 años. 2 hijos. 1 Compañero. Mido poco más de 1.50 mts., peso 49 kg. Trabajo 7 horas diarias, viajo 2, duermo 6. ¿En calidad? Cuerpo chiquito, voz imponente, ojos grandes, pelo largo y oscuro. Carácter fuerte. Ciclotímica. Así soy. Así me ven. Soy la consecuencia de todo lo que viví, de todo lo que me tocó y de todo lo que elegí.