jueves, mayo 12, 2005

La misma farsa

Por Ayelen Waigandt (Paraná, Argentina)
Taller de Redacción


-¿No hay nadie más? -preguntó a mis espaldas una voz femenina.

-No, pero estamos nosotras que somos las mejores militantes. ¿Para qué queremos más?-contestó otra voz femenina.

-Parece que los compañeros se olvidaron de acompañar al gobernador, volvió a decir la primera, con tono de decepción.

La conversación de esas dos afiliadas al PJ provincial confirmó mi presentimiento de que estaba a punto de presenciar un auténtico acto peronista.

Llegué a la Vieja Usina de Paraná -que en 1890 proveyó por primera vez el alumbrado público a la plaza principal de la ciudad, y hoy fue convertida en Centro Cultural y de Convenciones- media hora antes del inicio, previsto para las 17.30, lo que me permitió ser testigo de entretelones y preparativos del momento en que el gobernador de Entre Ríos, Jorge Pedro Busti, anunciaría oficialmente la caída de la concesión de la Empresa Distribuidora de Electricidad de Entre Ríos SA (EDEERSA) y la creación de la Empresa de Energía SA (ENERSA).

Toda una paradoja: nueve años antes, el 8 de abril de 1996, el mismo gobernador había dispuesto la concesión por 32 años del 90 por ciento de la empresa eléctrica estatal (EPEER) al grupo estadounidense PS&G que huyó del país en 2003, en plena crisis económica, dejando la firma con 102 millones de dólares de deuda, hoy en manos del fondo buitre británico Ashmore.

Ahora, mediante el decreto número 2.154, bajo el argumento de "graves incumplimientos" del concesionario y ante la necesidad de asegurar una regular prestación del servicio, "cuyo resguardo y preservación es deberindelegable e impostergable del Estado provincial", la distribución quedó en manos de una nueva compañía controlada por la órbita pública.

El lugar parecía un hormiguero desarmado de una patada: intendentes, senadores y diputados provinciales, militantes justicialistas, secretariosde todos los colores y personal de seguridad hormigueaban por doquier entrando y saliendo del salón. Algunos charlaban en la vereda y parte de lacalle e interceptaban a los funcionarios que iban llegando, con el sólo objetivo de saludarlos y darse a conocer.

Quince minutos después de las 17, una ruidosa caravana de autos particulares y algunas camionetas repletas de empleados de una empresa subcontratista, seguramente beneficiada con el proceso, se dio cita en el lugar. Rápidamente, la senadora provincial Teresita Ferrari de Grand (PJ-Paraná) se acercó a ella y dio las indicaciones necesarias para impedir el tránsito vehicular sobre calle Corrientes y recibir el auto oficial en que llegaría el primer mandatario provincial. "Señor gobernador: gracias por retomar la empresa y hacer posible el futuro de sus empleados", rezaba el gran cartel que transportaban los recién llegados y que demostraban su felicidad por la decisión gubernamental. Con bombos, cánticos yaplausos dieron un marco de verdadera algarabía a lo que ya era una fiesta del pueblo peronista. Luego de acceder a varias notas periodísticas, ingresaron al amplio salón de la Usina, decorado por todos los costados con banderas argentinas y carteles que daban cuenta de la excelente relación del gobierno de Busti con el del Presidente de la Nación, Néstor Kirchner.

A las 17.45 el gobernador hizo su arribo al lugar y tras eludir gentilmente las preguntas de los periodistas que lo aguardábamos ingresó raudamentepara comenzar el acto. En el palco lo esperaba el secretario de Energía de la Nación, Omar Cameron, el secretario de Energía de la provincia y flamante titular de la nueva empresa, Carlos Molina y otros funcionarios de su gobierno.

Pasadas las 19, una vez finalizados los discursos en que los funcionarios enfatizaron que el nuevo proceso no se trataba de un procedimiento de re-estatización sino de la búsqueda "del mejor servicio para el puebloentrerriano", no quedaba nadie en la Vieja Usina. Sólo sillas desacomodadas y papel picado, como fieles testigos del eco de una triste comparsa política que ha vuelto por más. Otra vez el Estado, el pueblo, debe dinero que no gastó. Ayer con EDEERSA, hoy con ENERSA,la historia se repite: como una farsa.

Ayelen es periodista y tiene 25 años.
E-mail:
wafis1313@yahoo.com.ar