sábado, mayo 21, 2005

Justicia por los chicos de Cromañón

Por Karina López (Ituzaingó, Provincia de Buenos Aires, Argentina)

La noticia desgarró los corazones de los familiares de las víctimas de República Cromañón. El viernes 13 de mayo la Cámara Criminal ordenó la excarcelación de Omar Chabán desatando la furia de los que perdieron a sus seres queridos en la noche negra del 30 de diciembre de 2004, cuando 193 jóvenes murieron tras asistir a un recital de Callejeros. Vidrios y puertas de la sede del tribunal que concedió la libertad a Chabán fueron destrozados al ser el blanco de la bronca y de la impotencia popular.

Fue entonces cuando, como tantas otras veces, Plaza de Mayo recibió este sábado por la tarde a los familiares en su pedido de justicia, en su repudio legítimo.

Apenas pasadas las 13 horas el itinerario del reclamo tuvo su primera parada en los tribunales. Con lágrimas y con el alma dolida y golpeada los manifestantes cantaron el himno, aplaudieron y rodearon al edificio. Unas siete mil personas realizaron un abrazo simbólico al Palacio de Justicia. El día estaba nublado y acompañaba en su gris a la tristeza de la gente que veía como nuevamente la impunidad pretendía salir victoriosa. Ya no había vidrios rotos, ni momentos de tensión, sólo la protesta tranquila de quienes no se resignan y saben que sus voces no serán calladas.

A las 14 horas marcharon hacia la Plaza de Mayo para seguir con el rechazo contra la decisión de la sala V de la Cámara del Crimen, que en un cachetazo a la sociedad argentina, autorizó al empresario a esperar el juicio oral en libertad, a pesar de estar acusado y procesado por su presunta responsabilidad en 193 casos de homicidio simple con dolo eventual.

Allí la Policía esperaba con un importante operativo de seguridad para evitar que se repitieran los incidentes que se habían producido en la tarde de ayer, pero no era necesario, hoy la protesta era multitudinaria y pacífica. Amigos y familiares de las víctimas saben que su lucha por justicia y castigo a los responsables se sostiene en la constancia y en la esperanza, en la voluntad popular de un pueblo que ya no permanece inerme.

Al grito de "Ibarra, Chabán las tienen que pagar" y “Los chicos, presentes" las voces unidas expresaban la indignación ante una justicia que no aparece. Los familiares portaban pancartas y fotos que recuerdan esos rostros que el trágico incendio se llevó, testigos mudos que obligan día a día a luchar contra la impunidad.

Al llegar frente a la Casa de Gobierno, los familiares, conmovidos, cantaron otra vez el himno y convocaron a una marcha para el lunes a las 18 en el "Santuario de Once", ubicado en las calles Mitre y Ecuador. En el discurso final, uno de los padres de las víctimas se refirió a la decisión de la defensa de Chabán de no pagar la fianza y que el empresario permanezca en prisión hasta el juicio oral. "Evitamos que Chabán salga el lunes y ahora vamos a lograr que vaya preso él y todos los responsables de la masacre de Cromañón", afirmó.

Cuando terminaron de dar la vuelta a la Plaza, los manifestantes se detuvieron algunos minutos frente a la jefatura de gobierno porteño, donde dirigieron algunos cuestionamientos al intendente Aníbal Ibarra. Minutos después, se desconcentraron y emprendieron su camino a casa. Sabían que habían ganado una nueva pelea.