viernes, mayo 27, 2005

Barcazas en el puerto

Por Ana Herrera (Salta, Argentina)

Azul. Celeste. Gris. Más bien azul contaminado. Una decena de barcos pequeños brota desde el agua, agregando al horizonte historias, movimientos ondulantes, sentimientos. Añosas maderas pintadas y repintadas descubren, uno tras otro, los colores brillantes de un prisma: rojo, naranja, verde, azul, turquesa. Los reflejos en el agua oscura, sin duda se ven opacados, como garabatos de la realidad. El blanco, sin embargo, resalta al nombrar a cada una de esas barcazas: “Chinito”, “San Genaro”, “Jocelyn”. El blanco, esta vez chorreando, demuestra también que, desde siempre, cientos de pájaros usan de baño los bordes de los botes. Otros tonos, más tenues e indefinidos, esbozan detalles de redes, sogas, y remos.

De pronto, un destello plateado de escamas surge del gran tesoro de joyas que el mar le regaló a un pescador. Cientos de pescaditos, acaso miles, se retuercen en un intrincado tejido, que solo él, y sus manos nudosas, sabrán desenredar. Las gaviotas revolotean por doquier, algunas llegan, otra se van. Chillan. Un pelícano observa la escena. Saborea el festín que no será para él. En un instante todo se mueve, gira, transmuta. Un puñado de vísceras sanguinolentas es disputado entre plumas y graznidos. Y el tumulto crece, se une a los gritos de otros pescadores que anuncian a viva voz sus tesoros recién hallados. El paisaje se torna intenso, tanto como el olor a mar.

No se puede dejar de pensar en el contraste.

La vida mar adentro, solitaria, colmada de sol y sal, el sonido monótono de las olas horadando la madera, casi el silencio. Los ojos avizores buscando vida, un corazón latiendo. Redes, manos, pericia.

Luego el puerto, destino diario de la gente salobre, un pulular de rostros, aves, olores, matices, gritos. La fiesta de los frutos del mar. Y otra vez el silencio, y el bullicio, en un ir y venir de olas llenas de espuma.

Una imagen que se espeja en todos los puertos de pescadores artesanales. En muchos lugares. En un puerto: Antofagasta.