martes, abril 26, 2005

Memoria y balance (Rosario)

Balance de Gabriel Zuzek (Rosario, Argentina)
Taller de Redacción Periodística

Debe haber sido en los finales del año '98 o en el verano del '99, cuando yo realizaba semanalmente el trayecto que va desde Buenos Aires a La Plata en colectivo. El viaje duraba exactamente una hora y media porque aún no estaba concluida la actual autopista que une a estas dos ciudades. En la capital de la provincia de Buenos Aires, había transcurrido mi vida universitaria, además estaba la mujer que en ese entonces era mi pareja y aún me costaba dejar de ver a algunos amigos.
Había ido a vivir a Buenos Aires con el afán de realizar un viejo sueño y con las intenciones de desarrollar mi actividad profesional, ya que a mediados del año '98 me había graduado de licenciado en Comunicación Social. Recuerdo que ese día, casi seguro de que era un viernes, salí de mi departamento del barrio de Caballito y antes de entrar en el subte, me detuve en los puestos de libros ubicados en la plazoleta de la estación Primera Junta. Allí, encontré a precio de saldo un ejemplar del libro "Gajes del Oficio", del periodista Hernán López Echagüe. Tenía un vago recuerdo de lo que le había sucedido a esta persona cuando investigaba las mafias del Mercado Central, y en su tapa prometía contar los entretelones de ese trabajo. Nunca había leído nada de él, aunque estaba al tanto de que había publicado varios libros, sobre todo uno queretrataba a la familia Duhalde y que había generado cierta polémica en los medios masivos y comerciales.
No quiero ser exagerado, pero esas ciento treinta y pico de páginas que devoré en lo que duró el viaje, provocaron un profundo cambio dentro mío. Su lectura me hizo reflexionar sobre el verdadero objetivo del periodismo y me iluminó el camino que pretendía y pretendo seguir.Años más tarde, ya en Rosario, la ciudad en que vivo actualmente, tuve la oportunidad de estar dos veces frente a Hernán López Echagüe. Seguramente él no lo recordará. La primera fue en el año 2002 o 2003, en el húmedo y frío reducto de la Asociación Trabajadores del Estado, en una charla informal sobre periodismo y política como marco de la presentación de su libro "La política está en otra parte". Y luego, en el 2004, cuando presentó su libro "Tierramemoria" en el Centro Cultural La Toma de esta ciudad. Ese día, me acerqué y le pedí su teléfono con la excusa de alguna vez hacerle una entrevista. Jamás lo llamé.
Este año, cuando por fin me decidí a realizar el taller y dejé de lado todos mis prejuicios sobre el dictado de los cursos vía internet, no lo pensé dos veces y elegí éste entre otras ofertas, por ejemplo la de Periodismo.com.
Hoy estoy más que satisfecho de haber tomado esa decisión; creo que jamás en mi vida esperé con tanta ansiedad que me corrigieran. Estoy seguro de que en estas doce clases aprendí mucho más que en varios años de facultad; no sé si aún puedo aplicar en mis escritos todas las sugerencias y enseñanzas que me dejó este curso, pero sin dudas la semilla ya está plantada y solamente habrá que esperar para que germine, crezca y otorgue su fruto.
Por último, simplemente quiero decirles ¡muchas gracias! por la amistad, la seriedad y el compromiso para con nosotros, los alumnos.