lunes, abril 25, 2005

Apreciaciones

Balance de Eloy Cucit
Taller de Crónicas Periodísticas

Agradezco muchísimo el encuentro comunicacional y capacitador que hemos tenido a lo largo del tiempo que duró el taller.
Ya irá la crónica pedida, pero mientras tanto quiero hacer un comentario acerca de los aportes que nos brindó HLE en el envío general, jornada 7, sobre "la corrección, el retoque y la supresión". Por mi formación académica y por una inclinación natural, me ha preocupado siempre la corrección en las producciones periodísticas. ¿Lo correcto se enfrenta con la posibilidad de dejar volar la imaginación y el libre juego de las palabras? A nivel de principios, estamos de acuerdo en la idea del "jueguen con la palabra, intenten abandonarse al placer de la escritura y no al deseo irrelevante de "agradar" al fortuito lector. El afán de suma y extremada corrección en la escritura suele anular la espontaneidad, el decir a boca de jarro, el hecho más hermoso: narrar, contar, expresar".
Ahora bien ¿cómo hacer para que eso no signifique un choque con la inteligibilidad del texto, con el escribir de cualquier manera en cuanto a la forma o el orden gramatical? Porque leo los textos de HLE y no veo incorrecciones o transgresiones, y en cambio noto que oracional y gramaticalmente, y en el uso de las palabras hay una precisión (por no decir perfección) que desde mi punto de vista de lector (un poco especial, si quieren) también otorga belleza a los trabajos propios que nos ha propuesto leer.
Creo también que los comunicadores sociales tenemos la responsabilidad de un buen manejo del idioma, y a la vez, de imaginar vuelos y juegos con las palabras, con una premisa intocable: que se comprenda lo escrito.
Si tienen algunos apuntes más sobre este punto, o pueden sugerir material para leer, les rogaría me lo hagan saber y/o me lo envíen.
A la vez, ténganme comunicado por otros talleres y cursos.
Un gran abrazo. Y gracias.